Aprendiendo a ser mala

Se supone que con dieciocho años ya hay que tener un poco claro qué hacer en la vida. Pero, en mi caso, lo único que tenía claro es que me apetecía cambiar de aires y alejarme un poco de un novio al que estaba dejando de querer. Por eso, cuando a mi padre le ofrecieron un nuevo trabajo en Madrid, sentí que llegaba mi oportunidad.

Al llegar a nuestra nueva casa en una urbanización de las afueras, se me cayó el mundo a los pies. No podía imaginar entonces el giro increíble que iba a dar mi vida al conocer a Alex y a sus amigas. Nada como unos buenos tacones, unos vaqueros ceñidos y un escote para lanzarme a la conquista de la noche. Y de sus más atractivos secretos.



Laia es una adolescente de dieciocho años que decide mudarse con su padre a Madrid, dejando de lado la vida, amigos y "novio" que tenía en Barcelona.
Afortunadamente no la cuesta mucho adaptarse en cuanto conoce a la atrevida e independiente Alex, a la tranquila y responsable Marta, a la explosiva Nica, y a Valen, quien en ese momento se siente fuera de lugar.
Así empieza a conocer gente, ir a fiestas, salir de compras y ligar con chicos.
Y sus amigas no se quedan cortas. Alex flirtea con el padre de un compañero de universidad, Valen está preocupada por la salud de su abuela y Marta no sabe a dónde la lleva su relación con Santi. Y Nica... Nica es caso aparte debido a sus desfases y problemas con las monjas que llevan la residencia de estudiantes donde vive.


En general el libro está bien, pero hay cosas que no me acaban de convencer.

¿Lo bueno?
- Es un libro entretenido en el que pasan cosas interesantes y sorprendentes y que te deja con ganas de más debido a las intrigas y a su final abierto.
- Muchas veces desearás meterte dentro para disfrutar de esos momentos con las protagonistas y vivir sus charlas, fiestas y tardes de compras.
- Una de las mejores cosas que tiene son todos los personajes, sus líos y movidas, que hacen mucho más rica la historia.
- Después de leer infinidad de libros sobre chicas de 16 años que van al instituto resulta refrescante disfrutar de una lectura donde las protagonistas son algo más mayores (sin ser adultas) y van a la universidad.

¿Lo malo?
- Creo que hay páginas que sobran, con trozos aburridos y escenas que no llevan a ningún sitio y que a veces hacen preguntarse a dónde quiere ir a parar la trama, cuál es su fin.
- En ocasiones salta de una cosa a otra sin más, e incluso pasando varios días entre una parte y otra, cortándolas y empezándolas de repente.

Una anécdota es que mientras lo leía (ahora, a mediados de noviembre) el libro iba más o menos a la par que yo, pues hay escenas de octubre, todos los santos, y acaba poco antes de Navidad.

Estoy intrigada por leer la segunda parte, que salió en junio de este año.


Leyna

0 golosinas:

Publicar un comentario

Toda opinión es bienvenida; eso sí, comenta siempre con respeto :)
Y por favor, nada de spam.

Related Posts with Thumbnails