Coffeehouse Angel

Cuando Katrina encuentra a un hombre sin hogar durmiendo en el callejón de detrás de la cafetería de su abuela, ella decide dejarle una taza de café, una bolsa de chocolate con granos de café y algunos pasteles. Lo que ella no sabe es que este acto de bondad está a punto de poner su vida patas arriba. Debido a que este adorable vagabundo, Malcolm, es realmente un ángel de la guarda en un descanso entre misiones. Y él no puede irse hasta que haya recompensado a Katrina por su desinterés, concediéndole su deseo más profundo. Ahora, si ella pudiera decidir cuál es lo que más quiere...



Como se explica en la sinopsis, Katrina es una chica que, mientras trabaja en la cafetería de su abuela, se encuentra a un mendigo en la puerta. Decide darle un poco de café y comida, sin saber que esa buena acción tendrá consecuencias inesperadas, pues el indigente, Malcom, es un ángel que cumplirá su mayor deseo como agradecimiento.

A esta trama se le suman otras muchas, como el inminente cierre de la cafetería debido a la competencia y a las bajas ganancias, el distanciamiento de Katrina con su mejor amigo, la decisión de nuestra protagonista sobre qué quiere hacer en la vida, el secreto de la otra empleada del negocio, y los sorprendentes hechos que tienen lugar cuando los dos primeros deseos de Katrina van a parar a otros.

Katrina es una chica de 16 años trabajadora, algo insegura y bastante pesimista a veces; pero que cuando la ocasión lo requiere sabe sacar fuerzas y ser valiente y arriesgada.
Desde mi punto de vista (y no es por psicoanalizar al personaje) su deánimo se debe a que ella misma cree, como dice en ocasiones, que no destaca ni es buena en nada; y el hecho de que sus mejores amigos tengan mucho talento no ayuda.
Pero cuando la situación es extrema, Katrina se muestra emprendedora y capaz, valiente y con las ideas claras, arriesgada y segura.
Malcom tiene aspecto de un adolescente y es lo que podría esperarse de un ángel: atento, amable, servicial, educado, agradable, inocente, sensible y, claro está, muy bueno (además de guapo y atractivo). Pero también es lo que no podría esperarse, como algo ingenuo, confuso y lleno de anhelos y nostalgia. Está un poco perdido debido a que no termina de comprender las acciones de los humanos y muchas veces no sabe cómo actuar.
Anna es la abuela de Katrina, una mujer ya mayor, luchadora, trabajadora, cabezota y con carácter. Quiere a su nieta más que a nada y lo único que desea es que acabe sus estudios con buena nota para que tenga un buen futuro.
Irmgaard es la otra empleada de la cafetería, junto con Anna y Katrina. No habla (hacia el final del libro sabremos por qué) y es misteriosa y cariñosa, pero muy distante con la gente. Supo que Malcom era un ángel en cuanto le vio.
Vincent y Elizabeth son los mejores amigos de Katrina: él es el mejor nadador de la escuela y su más antiguo amigo. Leal y orgulloso. Ella, por su parte, es creativa y alegre, y una artista pintando.
La verdad es que todos los personajes son muy interesantes.

Este libro me ha gustado bastante. Un tomo único, cosa que parece inusual últimamente, que trata cuestiones muy importantes.

Coffeehouse Angel es una historia de amor, sí, pero de amores de todo tipo (de pareja, de familia, de amigos...) y no es el tema principal. También trata sobre la verdadera amistad, la importancia del esfuerzo y el perseguir lo que se quiere, luchar por los sueños, el honor y la nobleza, la lealtad y el saber sacar partido de las "desgracias", el poder del perdón...

Realmente es muy completo. Un libro tierno, bonito y muy recomendable.


Leyna

0 golosinas:

Publicar un comentario en la entrada

Toda opinión es bienvenida; eso sí, comenta siempre con respeto :)
Y por favor, nada de spam.

Related Posts with Thumbnails