Latidos


Chicas deslumbr
antes que celebran fiestas hasta el amanecer. Chicos irresistibles, con sonrisas hipnotizantes y peligrosas. Mentiras, glamour, pasión y misterio. Bienvenidos a Manhattan, 1899.

Las hermanas Holland —Elizabeth y Diana— pertenecen a una de las familias más respetadas de Nueva York. Admiradas por su belleza y su savoir faire, ejercen con orgullo y distinción el papel de reinas de la escena social.
Sin embargo, su vida de lujo, bailes y frivolidad es pura apariencia: la muerte de su padre acaba de poner al descubierto un mar de deudas que, de salir a la luz pública, podrían manchar el honor de la familia para siempre.
Para mantener su posición social, Elizabeth, la mayor de las dos hermanas, se ve abocada a un matrimonio de conveniencia con Henry Schoonmaker, quien pertenece a una de las dinastías más acaudaladas y poderosas de la ciudad.
A pocos días del enlace, dos secretos inconfesables ponen en peligro el evento más esperado entre los círculos adinerados de Nueva York. Primero, Penélope Hayes, la mejor amiga de Elizabeth, está locamente enamorada de Henry y no está dispuesta a dejarlo escapar. Pero lo más importante: la propia Elizabeth mantiene un affair secreto —y totalmente prohibido— con Will Maker, uno de los sirvientes de su casa…


Elizabeth y Diana son las hermanas Holland, una familia que tras la muerte del progenitor está cada vez más cerca de la pobreza.
Por eso, cuando el soltero más deseado, Henry Schoonmaker, pide matrimonio a Elizabeth, la hermana mayor, todos los problemas parecen solucionados...
...Excepto porque Penélope, la mejor amiga de la futura novia, está locamente enamorada de Henry; la propia Elizabeth mantiene una relación con su cochero, y Diana cada vez siente algo más profundo por su futuro cuñado. Un sentimiento que parece ser correspondido.


Tenía una gran curiosidad por este libro, puesto que todas las críticas que había leído sobre él eran o muy buenas, o extremadamente malas.
Las personas a las que les había gustado el libro decían que era una historia apasionante y glamurosa, llena de líos amorosos; algo así como la serie Gossip Girl ambientada en el siglo XIX.
En cambio, quienes no quedaron complacidos con la historia aseguraban que les había decepcionado, que no era lo que ellos esperaban, que la trama es mortalmente aburrida y los personajes planos (junto con una protagonista odiosa), y que se arrepienten de haberle comprado (y mucho menos leerán el resto de la saga)

Obviamente, tras esas percepciones tan dispares, supe que tendría que leerle para saber con quién estaba de acuerdo.

Y mi opinión es que es un libro normalito, aunque bastante mediocre. Dista mucho de ser bueno, pero tampoco me ha parecido tan horrible como algunos le pintaban (¡sí, por fin una crítica "intermedia"!)

Ciertamente no es lo que yo esperaba; además alterna cosas interesantes con otras totalemente aburridas, innecesarias y que no vienen a cuento (por lo menos en esta primera parte de la saga), y se combinan partes rápidas y con algo de "acción", con páginas y páginas sin nada digno de mención.

Para ser un libro no muy gordo, he tardado casi dos semanas en leerle. Las navidades, fiestas y reuniones familiares han tenido mucho que ver, pero la trama y ese ritmo tan lento no ayudaban nada.

El libro es aburrido en general: no pasan grandes cosas has el final y el ritmo es muy lento. La verdad es que me ha costado ponerme con él, y si lo he hecho ha sido porque quería quitármele de encima de una vez y empezar con otro.

Lo bueno que tiene, aparte de que hacia el final las cosas mejoran y la trama se vuelve más intrigante, son los personajes (que no me han parecido nada planos)
Elizabeth me caía bien o mal a ratos, y la verdad es que me confunde: tan pronto es una marioneta incapaz de tomar la iniciativa, frágil y tierna; como es una persona borde, fría y soberbia, que no soporta que jueguen con ella.
Diana (mi personaje favorito) es despreocupada y desinteresada. Un alma libre a la que no la importan las normas sociales ni lo moralmente correcto. Hace lo que quiere, e incluso la apasionan las posibilidades que le brindaría ser pobre.
Penélope es una chica malévola, egoísta, caprichosa y calculadora que no soporta que las cosas no salgan como ella quiere.
Henry es un viva la vida que ha hecho siempre lo que le ha dado la gana, al que le encantan las aventuras, la bebida y las mujeres.
También cabe destacar Will, el cochero y amante de Elizabeth, y Lina, la criada que está enamorada de Will y cada vez soporta menos a la hermana Holland mayor. Tengo curiosidad por saber qué pasa con estos personajes.

Una de las cosas malas del libro es que en el prólogo se narra el funeral de Elizabeth. Creo que habría resultado más interesante para el lector no saber nada, porque yo por lo menos me imaginé lo que habría pasado nada más leerlo.

También hay que mencionar que aunque el amor está presente, son pocas las escenas en las que se describe algo entre los protagonistas: besos, caricias, e incluso declaraciones de amor. Eché en falta un poco más de romanticismo.

A pesar de ese ritmo tan lento, de ser aburrido en bastantes ocasiones y de que en mi opinión se le podía haber sacado más jugo a la historia; el final sube la media del libro por ser más atrayente que el resto, los capítulos cortos facilitan y agilizan la lectura, y la verdad es que me ha dejado con ganas de leer la segunda parte y descubrir qué artimañas usarán Penélope y Diana, la una contra la otra.


Leyna

0 golosinas:

Publicar un comentario

Toda opinión es bienvenida; eso sí, comenta siempre con respeto :)
Y por favor, nada de spam.

Related Posts with Thumbnails