Química Perfecta

¿Señorita Ellis? Su turno. Presente a Alex a sus compañeros.

Os presento a Alejandro Fuentes. Este verano, cuando no aguardaba en la esquina de la calle para acosar a algún inocente, iba de excursión a los calabozos de los alrededores, ya sabéis a qué me refiero. Y oculta un deseo que nadie sería capaz de adivinar.

De repente, todos se quedan en silencio. Incluso la señora Peterson parece intrigada. Joder, incluso yo tengo la sensación de que las palabras que salen de los mentirosos labios de color rosa esmerilado de Brittany son música para mis oídos.

Su mayor deseo —continúa—, es ir a la universidad y llegar a ser profesor de química, como usted, señora Peterson. Brittany me lanza una sonrisa triunfal, segura de que ha ganado esta ronda.

«Buen intento, pija».

Os presento a Brittany Ellis —empiezo, sabiendo que todas las miradas recaen sobre mí—. Este verano se ha dedicado a ir al centro comercial a comprar ropa nueva para ampliar su vestuario, y se gastó el sueldo de papá en una operación de cirugía estética para realzar sus, ejem, cualidades. Su mayor deseo —añado, obteniendo la misma reacción que ha conseguido ella durante la presentación que ha hecho de mí—, es salir con un chicano antes de terminar el instituto.


En Química Perfecta nos adentramos en una historia sobre dos adolescentes que a pesar de ir a la misma clase y estar como pareja de laboratorio en química, son muy diferentes entre sí.
Brittany es la chica perfecta: sus padres son ricos, saca muy buenas notas, es obediente y educada, y va siempre impecable. Es animadora y su novio es el capitán del equipo de fútbol.
Y Alex es un chicano perteneciente a una banda. Es rebelde, peligroso y para nada aconsejable.
¿Cómo podrían ser compatibles ambos mundos?


Desde el principio del libro comprobaremos que las cosas no son como parecen. Brittany nos cuenta en la primera página que su vida no es, para nada, perfecta. Simplemente lo parece. Y tampoco es la chica fría y altiva que aparenta ser. Eso es el resultado de una madre controladora e histérica que presiona a su hija para que sea como ella quiere, y la necesidad de ser absolutamente maravillosa por su hermana, que sufre parálisis cerebral.
Por otro lado, Alex tampoco es como la gente le ve. Más allá de esa coraza de tipo duro, hay un chico tierno y cariñoso que anhela ir a la universidad y labrarse un futuro lejos de la vida que lleva; pero es consciente de que ese sueño nunca se cumplirá por el hecho de pertenecer a una banda.

Así, Brittany y Alex se parecen más de lo que podemos imaginar, y esa es una de las mejores cosas del libro: ir descubriéndoles poco a poco a la vez que ellos mismos se descubren el uno al otro.
Me ha gustado mucho la complicidad y química que realmente hay entre ellos desde el primer instante, y las chipas que surjen cada vez que hablan o se tocan.


El libro se lee muy rápido, sus más de 400 páginas se hacen la mitad; y cada capítulo está contado desde el punto de vista de los dos protagonistas, alternándose; lo que para mí enriquece la historia.

A veces asusta lo real que parecen los hechos que se describen, desde la situación de la hermana de Brittany hasta la vida dentro de las bandas, con sus peleas, reglas y costumbres.

La historia resulta interesante y atractiva, la narración es realista y amena, y el ritmo se mantiene a lo largo de la novela. Es una novela adictiva, de la que no te cansas y por mucho que lees sigues pidiendo más y más.

Este libro me ha enamorado por completo, y el final es muy revelador (aunque no puedo evitar sentir que falta algo)
Personalmente me han gustado más los capítulos contados por Brittany, quizás porque al ser una chica me sentía más identificada con ella ^^

Lo mejor del libro, sin duda, es la relación entre los protagonistas. Su primer contacto, y a partir de ahí, su evolución, desarrollo, atracción y enamoramiento. Las dificultades evidentes que se les presentan y les separan, los obstáculos y su lucha; a pesar de la banda y la reacción de sus respectivos amigos y familiares, reacios a aceptar al otro. El realismo con el que refleja las relaciones y las influencias del entorno es impresionante.

Dulce, ansioso, tierno, exigente, divertido, peligroso, valiente, excitante, cariñoso, confidente, descubridor, misterioso, irónico, peligroso, aventurero, romántico... así es Química Perfecta.


Leyna

1 golosinas:

Rocio Arenas dijo...

Estoy totalmente deacuerdo sobre todo en q es adictivo y se hace muy corto tal como lo termine un día a las 15h fui a comprar L ley de la atracción con el q me ha pasado lo mismo lo he devorado en 2 días y deseando mas de reafirma de escribir.

Publicar un comentario

Toda opinión es bienvenida; eso sí, comenta siempre con respeto :)
Y por favor, nada de spam.

Related Posts with Thumbnails