Reseña: La raíz cuadrada del verano


 
Hay instantes, como el primer beso, en que quisiéramos detener el tiempo. Hay momentos, como la muerte un ser querido, en que nos gustaría volver atrás. Pero el tiempo sigue su curso… casi siempre.
Gottie H. Oppenheimer, diecisiete años, huérfana de madre y un genio de la física, lleva mucho tiempo sumida en su particular materia oscura. Este verano, cuando el regreso de su novio secreto y el de su gran amigo de infancia prometían devolver algo de luz a su universo, el tiempo ha empezado a jugarle a Gottie malas pasadas en forma de inexplicables «agujeros agujeros en el tiempo» que la conducen a momentos clave de su pasado. 
Y mientras intenta desentrañar qué está sucediendo, el pasado, el presente y el futuro están a punto de colisionar… en un Big Bang revelador. 
 
 
El argumento me llamaba mucho, me parecía curioso y realmente la trama tiene su intriga. Sin embargo, pensaba que me gustaría más: mi impresión es que es un libro del montón.
 
Gottie, nuestra protagonista, jamás conoció a su madre y en el último verano perdió a su abuelo y al chico del que estaba enamorada. El primero murió y el segundo la dejó de repente, sin que ella llegara a saber muy bien por qué. Se siente abandonada, como si todas las personas importantes de su vida se esfumaran. Igual que Thomas, su mejor amigo y vecino, que se mudó hace 5 años y a pesar de sus promesas no mantuvo el contacto. Sin embargo, el verano ha llegado de nuevo y con él Gottie se reencontrará con Jason, su antiguo amor, y... con Thomas. Demasiados cambios y emociones sumados a los extraños sucesos que están ocurriendo y que le permiten viajar y revivir diferentes momentos de su pasado.

Me gusta que la protagonista se vea transportada a esos recuerdos que nos van revelando lo que ocurrió, desvelando interrogantes y secretos de su vida. No puede negarse que estamos ante una historia tierna, emotiva y mona y que cuenta con escenas bonitas y también dolorosas. Es una pena que la trama me parezca tan desaprovechada.
Para empezar, no me gusta que después de "viajar" al pasado Gottie no se encuentre en el momento presente sino que "aparezca" días u horas después de cuando experimenta esos raros episodios. Ella se pierde cosas y el lector también.
Por otro lado, a veces es un jaleo recopilar todo e intentar ordenarlo; al final me sentía bastante perdida. No sólo por estos saltos temporales, también por las excesivas explicaciones científicas de la autora. Entiendo que quiera asentar las bases de la historia y hacer que todo sea creíble, pero para mí se entretiene demasiado en hipótesis y teorías sobre la física. Me resultaba aburrido, pesado y me sacaba de la novela. Preferiría que no dedicara tantas páginas a intentar explicar científicamente algo imposible y que en su lugar hubiera explotado más ciertas tramas o narrado algunos hechos de los personajes que para mí quedan en el aire. Me decepcionó que no profundizara en ciertos acontecimeintos que por una parte me interesaban y por otra se mencionan lo suficiente como para desarrollarlos como se merecen. Al menos cuando acabas el libro ves que todo encaja (aunque sigue sin convencerme el motivo).

La narración es buena. Íntima, reflexiva y trancendente, así como las cuestiones que plantea. Una pena que sea tan repetitiva con ciertos temas.
 
El ritmo, en cambio, me ha resultado lento en general. Eché en falta más fluidez y dinamismo en la obra, que pasaran más cosas y que las interacciones entre los personajes se retrataran con más detalle. Considero que tienen mucho que decirse y que aclarar y que, cuando por fin dichas conversaciones tienen lugar, son flojas y superficiales.

Sobre los personajes el que más me gustó fue Thomas. Su entusiasmo, buen humor, amabilidad, entrega e ilusión son un regalo. Gottie me dejó bastante indiferente. No me cayó mal pero la falta reaccionar, es demasiado pasiva. Me hubiera gustado que cogiera el toro por los cuernos más veces y se hiciera cargo de la situación.


La raíz cuadrada del verano tiene una trama llamativa con momentos dulces y una buena narración, pero no me ha gustado por su ritmo lento y por la cantidad de referencias científicas que me hacían densa la lectura.
Leyna

Habitaciones de libros

























Me encanta ver fotos de bibliotecas y habitaciones repletas de libros, aunque lo que no me hace tanta gracia es tener que utilizar una escalera para cogerlos xD (Por eso en mi casa elijo estanterías al alcance de la mano, en lugar de esas que llegan al techo :P)

Feliz inicio de semana :)

Leyna

¡Va de portadas! (127)


Vuelvo de mis vacaciones con dos terceras partes de saga. ¡Allá vamos! :P





Aquí esta la cubierta del tercer libro de la serie Nyxia.

Al igual que las anteriores, muestra una extraña imagen de fondo y tiene un color predominante (en este caso es el verde).

No me vuelve loca, pero es mi favorita de las tres. El verde es mi color preferido y me encantan no sólo las tonalidades de la portada, también la imagen que parece atrayente y enigmática al mismo tiempo.







Allied es la tercera parte de la saga Ruina, publicada en castellano también por Gran Travesía (al igual que Nyxia).

Las cubiertas de estas novelas son bastante sencillas, simplemente aparece un escudo/espadas/símbolo en el medio, portando el título, y el fondo es una suave cenefa de un color poco llamativo.

Aunque no me apasiona, me gusta la tonalidad del fondo y la saga me llama. También es cierto que viendo la portada de los libros pueden reconocerse como obras pertenecientes a la misma serie.




Me quedo con la primera, ¿y vosotr@s?
Leyna

Vacaciones :)















Escribo esta entrada para avisar de que llevo dos dias de vacaciones y no vuelvo hasta el viernes 17 de agosto, momento a partir del cual el blog retomará su actividad habitual :)

¡Nos leemos!

Leyna

Reseña: Sígueme hasta desaparecer


Waverly se pasa las noches corriendo. Para combatir su insomnio, corre hasta que ni siquiera puede pensar, y por la mañana vuelve a la rutina de cada día: las clases aburridísimas, el charloteo odioso de su mejor amiga... y la pequeña pero molesta sospecha de que hay algo más en la vida que los exámenes.
Marshall Holt no tiene nada que perder. Se pasa las noches bebiendo y fumando. Y aunque corre el riesgo de no graduarse, no le importa. Total, él no es nadie. Ni siquiera está cerca pertenecer al mundo de Waverly. Una noche, Waverly se duerme y sueña que está en la habitación de Marshall. Cuando sale el sol, nada vuelve a ser lo mismo. Ahora tendrá que decidir si vale la pena arriesgarlo todo en el mundo real por un chico que tal vez solo exista en sus sueños.


La sinopsis me resultaba súper llamativa, por eso tenía ganas al libro y, aunque he leído más historias sobre personas que se encuentran en sueños, ninguna ha sido como ésta.

Me ha sorprendido toparme con una trama tan íntima y reflexiva. No esperaba tanta complejidad y me ha gustado su inesperada profundidad. Realmente los encuentros oníricos son una excusa para explorar los sentimientos humanos, las relaciones sociales y la psicología de los protagonistas.
El tema principal no son tanto los sueños (aunque tienen protagonismo) sino la forma de vivir y de entender el mundo de Waverly y Marshall. Es fascinante descubrir y llegar a entender cómo se ven a sí mismos, cómo se ven el uno al otro y la imagen que proyectan en los demás.

Waverly no puede dormir y tampoco siente nada. No hay nada que le importe, entusiasme o haga realmente feliz. Por eso se esfuerza tanto en parecer normal y perfecta, aunque sin quererlo es fría y distante, por mucho que haya aprendido con sumo cálculo y cuidado cómo funcionas las normas y convencionalismos sociales. Los maneja sin implicarse y, sobre todo, sin meter sentimientos en la ecuación. 
Marshall es todo lo contrario. Vive sus emociones más intensamente que la mayoría de las personas y es extremadamente sensible. Ha descubierto que colocándose y emborrachándose, por mucho que eso lo destruya, consigue apagarse por un momento y dejar de sentir.
Ambos son muy distintos pero tienen algo en común: saben que no son como el resto y que sólo se ven de verdad el uno al otro
De ahí que haya 3 tipos de capítulos: los de Marshall, los de Waverly durante la noche (cuando lo visita en sueños y se muestra como realmente es) y los de Waverly durante el día (la imagen de estudiante perfecta y chica modelo que ha creado para los demás). Los capítulos de ella me gustaron más que los de él (también son bastante más abundantes).
Otro personaje que quiero destacar es Autumn. Punto positivo por su excentricidad, franqueza, inteligencia e ingenio. Por su espontaneidad y pasotismo.

La narración es una auténtica maravilla. Me ha parecido brillante cómo la autora se introduce y se pasea por la mente humana y lo bien que explica las motivaciones de cada personaje (y de la gente en general) a la hora de actuar. Cómo podemos llegar a manipular o a usar nuestras dotes para conseguir lo que queremos, y cómo los demás responden a eso.
El ritmo, en cambio, aunque no es lento (ya que el cambio de capítulos y narrador ameniza la lectura) sí es pausado en ocasiones.


Sígueme hasta desaparecer es un libro que habla del amor y la amistad. 
Me ha gustado mucho, sobre todo por la forma en que ahonda en los sentimientos, las relaciones y la psicología humana.

Leyna

Estanterías que son sillones






































He visto esta foto en Pinterest (podéis cotillear y seguir mi cuenta AQUÍ) y no he dudado en compartirla. 

Me han fascinado estos sillones-estanterías tan vistosos y originales. Es una forma ideal, a la par que práctica, de tener más espacio para colocar libros.  
Además, podemos tener muchos a mano sin tener que levantarnos e incluso nos permite jugar con los diferentes estilos y diseños dependiendo del color de los lomos :P

¿Os gustan?
Feiz semana :)

Leyna

Reseña: El heredero caído


Rivales. Reglas. Remordimientos. Los Royal acabarán contigo.

Easton Royal es un triunfador: es guapo, rico e inteligente. Su meta en la vida es divertirse tanto como pueda y nunca piensa en las consecuencias de sus actos. No necesita hacerlo.
Pero un día aparece en su vida Hartley Wright, una joven que pondrá su mundo patas arriba. A pesar de sentirse atraída por él, Hartley lo rechaza. Easton no entiende por qué, y eso la hace aún más irresistible. Hartley le dice que tiene que madurar. Y puede que tenga razón.

POR PRIMERA VEZ EN SU VIDA, LA RIQUEZA Y LA POPULARIDAD DE LOS ROYAL NO SERÁ SUFICIENTE PARA EASTON.


Leí los tres primeros libros de la saga Los Royal y, aunque el tercero me pareció flojo, los dos primeros me gustaron mucho. Las autoras tienen una forma de narrar adictiva y dinámica y saben sorprender. Por eso tenía muchas ganas a la historia de Easton (que me regalaron por el Día del Libro :P).

Ha estado bien y he disfrutado de la lectura, además me ha gustado más que El palacio malvado. Sin embargo, para mí sigue sin estar a la altura de las dos primeras obras de la serie.

Me gusta Easton. A pesar de sus siempre comentarios lascivos me caía bien en la anterior trilogía y me sigue agradando en su propia historia. Su desenfado y carácter dicharachero crean un ambiente distendido.
La que no me convenció fue Hartley. No sé si es porque no me creí su historia o porque al no conocer su punto de vista (ya que la novela está narrada íntegramente por Easton) no la sentí tan cercana; el caso es que no he simpatizado con ella. Me gustaba más al principio de la trama, espontánea y algo torpe, que la versión extremadamente distante, desconfiada y malhumorada que vemos a medida que avanza el libro. Entiendo que su situación es difícil, pero me choca ese cambio con respecto a los primerísimos capítulos.
Ella y Reed no aparecen mucho, aunque ella sale más que él, quién se ha ido a la Universidad y ya no vive en la mansión. Puede que por verla desde fuera o porque la situación está más calmada, Ella me ha parecido más tranquila y no tan fiera. Lo que me da rabia es notarla tan dependiente de su novio.

El heredero caído mantiene el ritmo fluido y ameno de los otros libros; se lee enseguida. Es una lectura entretenida y fresca, con puntos de humor y drama. Y, por supuesto, engancha y provoca ganas de seguir leyendo.
En cuanto al argumento, se diferencia bastante de las tramas anteriores, ya que no sigue el mismo esquema y el romance es muy distinto. Es un punto que no sea el típico enamoramiento.

Y aquí están los aspectos que no me han gustado.
Por un lado, no puede negarse que la saga está llena de tópicos. No siempre me molesta si la historia está bien llevada. El problema es que creo que las autoras perpetúan ciertos estereotipos y prejuicios. Empieza a chirriarme que todas las chicas que "merecen la pena" (como Ella, Val o Hartley) vivan humildemente o no provengan de familia rica. Como si no tener trabajo a los 16 años fuera vergonzoso o como si crecer entre lujos te convirtiera automáticamente en alguien mimado, caprichoso y consentido. Pero sólo a las chicas claro, porque, eh, los Royal son los primeros que se aprovechan de su posición y del dinero de papá y son muy guays; pero si lo hace una tía es una zorra y una interesada ¬¬

Otra de las pegas que encontré es que ciertos recursos y conversaciones se me antojaron muy repetitivos. Puedo creerme que Easton se entere de cosas privadas o que no debe porque escuche una conversación sin querer, pero que eso ocurra 3 o 4 veces me parece demasiado conveniente. Y sus escenas con Felicity son excesivamente redundantes: sus diálogos son prácticamente los mismos.

El final, para no variar, es de infarto. Ya quiero tener el siguiente libro para saber qué va a pasar y cómo van a desarrollarse los acontecimientos.

Reseña de La princesa de papel AQUÍ
Reseña de El príncipe roto AQUÍ
Reseña de El palacio malvado AQUÍ


El hederero caído, a pesar de ciertos detalles que para mí le restan puntos, conserva la frescura, el ritmo ágil y las sorpresas que caracterizan la saga.

Leyna

A mi vera (39): Sígueme hasta desaparecer


 

La novela que me acompaña en estos momentos es Sígueme hasta desaparecer.

Me llego por la página 67 de las 377 que tiene. Os dejo un fragmento que acabo de leer:






"-Eh... -susurro. Mi voz suena cuidadosa y lenta. Casi puedo sentir cómo me sumerjo profundamente en el sueño, cómo dejo que me inunde. Nunca sería tan amable ni tan directa en la vida real-. Eh, Marshall, mírame. ¿Por qué no me miras?
Cuando habla, su voz suena rota y ronca, apenas audible.
-No eres real." 


¿Os llama el libro? 
Contadme, os leo ;)
Leyna
Related Posts with Thumbnails