Reseña: Erawol. La última leyenda




Una prisionera con un poder letal, un cazador de recompensas sin escrúpulos y un joven mimado terminarán cruzando sus caminos en un viaje donde cada paso los acercará al rincón más oculto de Erawol: La Tierra de las Sombras, un lugar abandonado por los dioses, donde la luz de los soles se transforma en penumbras y criaturas ancestrales planean su venganza. El volumen final de Leyendas del Bosque Azul, en el que encontraremos pasados oscuros, magia negra y decisiones difíciles, en una historia donde el miedo camina entre los protagonistas como un personaje más, con traiciones, condenas y rencores antiguos. Una raza olvidada, un pacto de sangre y una puerta, que cambiarán para siempre el futuro del mundo de los Bosques Azules. 




Erawol pertenece a una serie de libros autoconclusivos que se pueden leer de forma independiente y en cualquier orden, pero yo aconsejo leer las otras tres obras antes. Por un lado, porque este es el broche de oro para la saga, y por otro, porque es un placer reencontrarse con personajes de novelas anteriores. 

Un libro que nos mete de lleno, una vez más, en un mundo repleto de magia, criaturas y romance. El ritmo es ágil y la amena narración de Leslie te anima a seguir leyendo de forma fácil y fluida. 

En cuanto a los personajes, la que más me ha gustado es Nyha. Tiene un poder que, quienes la tienen encerrada en una torre, usan para torturar. También están Truck, que busca a sus amigos, y Robin, un cazador, que se encarga de encontrar y rastrear tanto personas como objetos. Los tres emprenderán juntos un viaje a pesar de que son muchas las criaturas que los persiguen.

Traiciones y guerras, dolor y sufrimiento, pero también la luz de la esperanza. Eso es lo que os espera en esta historia en la que los personajes se dirigen a la Tierra de las Sombras, lugar donde viven los monstruos.

La gran cantidad de acción viene acompañada de sorpresas y secretos, de la lucha entre el bien y el mal, y del proceso de superación. 

Algo a destacar es que apenas hay un momento de respiro; la autora me tuvo en tensión constante: casi no había superado un hecho impactante que ya ocurría otro.

Otros puntos a favor:
- El tipo de magia
- La cantidad de giros inesperados
- La crudeza con la que se describen las escenas violentas, que aportan un tono más adulto a la trama 

Reseña La princesa de Elsseria AQUÍ
Reseña Los dioses alados de Ácatar AQUÍ
Reseña La maldición de Tonr AQUÍ 

Erawol. La última leyenda es el punto final perfecto para una saga de libros autoconclusivos llenos de magia, sorpresas, romance y seres increíbles.

Leyna

Reseña: La caída del príncipe de fuego

 

Soldado. Hechicera. Salvadora

¿QUIÉN ES VHALLA YARL?

Vhalla Yarl marcha a la guerra como propiedad del imperio Solaris. El emperador cuenta con ella para lograr la victoria, el Senado cuenta con que muera, y lo único con lo que puede contar Vhalla es con la lucha de su vida. Mientras pugna con los fantasmas de su pasado, los nuevos desafíos del presente amenazan con hacer añicos los restos de su frágil cordura.

¿Conservará su humanidad?

¿O se convertirá de verdad en el monstruo del imperio?



Con El despertar de la bruja de aire tuve mis más y mis menos: por un lado me gustó la narración de la autora y se leyó rápido, pero por otro la trama de fantasía se me quedó corta. La historia me parecía predecible y sentía que ciertos elementos del argumento eran demasiado básicos. Entiendo que esta serie se escribió hace años y creo que es una opción ideal para quienes se están iniciando en el género, pero para mí, que he leído muchísima fantasía, faltaba algo. Por suerte, ese algo que me faltaba me lo ha dado esta segunda parte.

La primera mitad del libro sigue la estela de la obra anterior: me daba la sensación de que pasaba poca cosa y Vhalla y Aldrick me resultaban desesperantes. Sin embargo, de la mitad en adelante la obra da un vuelco (para bien).

Como comento, el inicio me resultó plano y no me convencían ni los protagonistas ni su relación. Vhalla con sus dramas e inseguridades, Aldrick con sus cambios de humor y enfadándose sin motivo, y con una tensión extraña entre ambos. Tan pronto se sentían avergonzados y estaban incómodos la una con el otro como de repente tenían comentarios o gestos super audaces. Por suerte, a partir de la mitad, después de un hecho concreto, todo cambia y el libro mejora muchísimo.

La historia comienza a tener más acción, hay hechos que no esperaba en absoluto y que me pillaron totalmente por sorpresa, la relación entre ellos me tuvo enganchada y se ven avances (menos mal, porque el romance slow burn en esta saga es muy slow, jajaja) y tanto Vhalla como Aldrick me empezaron a gustar mucho más. Los dos se muestran seguros y más decididos. Ella saca toda su fuerza y él se impone muchísimo y tiene ciertos momentos de aplaudirle hasta con las orejas.

La narración sigue siendo amena y me interesa muchísimo el tema de manejar los distintos elementos. La autora ha pensado muy bien lo que puede hacer cada uno con el poder que domina, y eso abre un amplio abanico de posibilidades y de opciones por explorar. Siento curiosidad por lo que iremos descubriendo sobre esto en futuras novelas. 

El final es trepidante y deja con unas ganas enormes de leer el siguiente. Me alegra haber dado otra oportunidad a esta historia y espero que el tercero no tarde en salir, porque necesito saber qué va a pasar. 


La caída del príncipe de fuego, si bien comienza lento y un poco a trompicones, me ha dado la acción, el romance y las sorpresas que necesitaba para engancharme a la saga. 

Leyna

Reseña: Juntos en la hoguera


Zarela Zalvidar es una talentosa bailaora de flamenco e hija del dragonador más famoso de Hispalia. El público recorre kilómetros para verlo luchar en la arena. Pero un día, ocurre un desastre durante un espectáculo de celebración y, en esa matanza, la vida de Zarela cambia en un instante. Mientras el Gremio de Dragonadores intenta adueñarse de su herencia, Zarela no tiene más opción que convertirse en dragonadora. Pero cuando el cazador de dragones más talentoso, el irritantemente apuesto Arturo Díaz de Montserrat, se niega a ayudarla, Zarela no está dispuesta a aceptar un «no» por respuesta. Pero incluso si Arturo termina aceptando, hay alguien que anhela arruinar a la familia Zalvidar, y Zarela deberá hacer lo que sea necesario para evitar que el Gremio de Dragonadores le arrebate lo que le pertenece por derecho.


La primera toma de contacto que tuve con este libro me causó sentimientos encontrados. Fue durante la presentación de Shelby Mahurin y Stephanie Garber en Madrid, en la que también estuvo Isabel Ibáñez. 
Lo primero que vi fue la portada, que me encantó. Es de ese tipo de cubiertas que te llaman a leer el libro sin saber de qué va. Sin embargo, el conocer la trama me echó para atrás: la autora contó que se le ocurrió este argumento cuando la llevaron a una corrida de toros en una de sus visitas a España. Soy totalmente antitaurina, por lo que no sabía si este libro iba a ser para mí. Peeero, la forma en la que Isabel hablaba me hizo pensar que su obra era una crítica a dicha práctica (además, me resultaba curioso que la ambientación estuviera inspirada en España). 

Con ganas pero con respeto, decidí empezarlo. Y no me arrepiento. 

Claramente, las referencias son muy obvias, por lo que si España o, más concretamente, Andalucía os son familiares, estaréis es vuestra salsa. Si bien es cierto que el flamenco no es lo mío y que el sur me pilla lejos de donde vivo, ha sido una experiencia interesante leer sobre una bailaora y sumergirme en algo tan cercano como estos escenarios y alimentos: la Giralda, jerez, jamón, aceite de oliva, los naranjos, las flores... Nunca un libro de fantasía se había sentido tan "de aquí".

Zarela baila flamenco, como su madre. Tras un trágico suceso durante un espectáculo con dragones, su vida cambiará para siempre. Las circunstancias provocarán que la chica vea como única salida convertirse en una dragonadora, aunque para ello necesite la ayuda de Arturo, cuya visión es muy diferente a la de ella.

Aunque me ha dado mucha rabia leer argumentos a favor de matar dragones, teniendo en cuenta que es imposible no extrapolarlo a lo que pasa en la vida real con la tauromaquia, la autora ha reflejado las dos posturas claras que hay con respecto a este tema. Considero que podría haber profundizado en una reflexión mayor, pero me he quedado satisfecha con la resolución.

El mundo de Hispalia no sólo tiene dragones, también hay magia, detalle que me gusta y que lo convierte un libro de fantasía diferente a otros que he leído por todo este ambiente españolizado. 

El romance, a pesar de no ser lo principal, goza de su espacio dentro de la trama. Es un enemies to lovers donde también se da la situación mentor/entrenador-aprendiz. Zarela es una protagonista de armas tomar, cabezota hasta decir basta y muy decidida. Arturo, por más gruñón que sea, tiene una gran sensibilidad y siente mucho amor por los animales. 

Isabel Ibáñez escribe con soltura y sabe crear buenos escenarios. Me ha sorprendido lo rápido que se lee la novela y lo ágil de su ritmo. Además, hay un par de plot twist que os dejarán con la boca abierta. 

Lo que no me convenció es que considero que se perpetúan los típicos estereotipos que tiene el resto del mundo sobre España, cuando dichas características sólo se pueden aplicar a una parte del país. Entiendo que quizá es lo que ha conocido la autora de aquí, pero España es muchísimo más que flamenco y toros. 

Mención especial para ese epílogo: es la culminación perfecta para el libro, además de emotivo. 

Leyna 

Reseña: El reino de los malditos. El ascenso de las temidas

Dos maldiciones. Una profecía. Un amor más poderoso que el destino. SALVE AL REY Y LA REINA DEL INFIERNO. Emilia se siente conmocionada tras descubrir algo impactante sobre su hermana. Pero antes de enfrentarse a los demonios de su pasado, Emilia anhela reclamar a su rey, el seductor príncipe de la Ira. No solo desea su cuerpo; anhela su corazón y su alma, pero el demonio no puede prometérselos. Cuando un miembro de alto rango de la corte de la Avaricia es asesinado, se encuentran pruebas condenatorias que señalan a Vittoria como la asesina. Y Emilia hará lo que sea para llegar al fondo de esas acusaciones contra ella. Emilia y Wrath se ven inmersos en un juego de engaños y pecados para resolver el asesinato y poner fin al malestar entre brujas, demonios, cambiaformas y las enemigas más traicioneras de todas: las Temidas. Pero... ¿y si sus enemigos están más cerca de lo que imagina?


Todo lo que puedo decir de este libro es poco, ya que sé que estará en la foto de final de año con mis mejores lecturas de 2023.

La primera parte me gustó muchísimo, la segunda me encantó, pero esta me ha parecido brutal de principio a fin. La mejor de la trilogía (y eso que las anteriores ya me habían cautivado).

No hay nada que no me haya gustado. Tras acabar el segundo, con tantos interrogantes y tramas abiertas, temía que la autora no cerrara todos los temas o que no los resolviera bien. Afortunadamente, Kerri Maniscalco me ha sorprendido una vez más y se pone en mi lista de autoras preferidas: leeré todo lo que publique.

Empezamos esta historia en el mismo punto en el que quedó la anterior. La autora vuelve a seducirnos con una ambientación maravillosa y una narración magnífica. Además, no pierde el tiempo: este libro es un no parar de acción, revelaciones y sorpresas (y notablemente más spicy que los anteriores). Apenas tenemos tiempo de asimilar lo que sucede y sobreponernos que ya ha pasado una cosa nueva. Prácticamente en cada capítulo se descubre algo trascendental e importante y las preguntas van teniendo respuesta hasta que absolutamente todo encaja con una perfección increíble.
Tenía muchísimas teorías y solo una se ha cumplido: en esta tercera parte se desvelan cosas que jamás se me habrían pasado por la cabeza y que cuadran completamente. Adoro que la autora me haya pillado por sorpresa de esta manera, sin ser predecible y haciendo lo inimaginable.

Wrath siempre me ha gustado, aunque en esta obra vemos su parte más entregada, pasional y tierna. Emilia, quién a veces hacía cosas que no entendía en los libros anteriores, en este me ha fascinado. Ha evolucionado muchísimo y su desarrollo es una pasada: se muestra completamente segura, poderosa, decidida y fuerte, pero también compasiva y generosa. Me encanta la pareja que hacen y su forma de complementarse y de darlo todo por el otro; así como los sacrificios que ambos están dispuestos a hacer por su amor y por tener un futuro.

Los personajes secundarios son un puntazo, en especial los hermanos de Wrath, cada uno con sus planes y tejemanejes. Envy me lo da todo, Pride tiene un argumento sumamente interesante y salseante, por fin conocemos a Sloth (y quiero saber más de él) y Gluttony me cae muy bien. Las tramas de algunos pueden quedar abiertas, hecho lógico teniendo en cuenta que la autora ha anunciado que escribirá al menos tres libros sobre otros tres príncipes del infierno. El primero en protagonizar una de estas obras adultas y autoconclusivas será Envy, y no puedo estar más contenta: es mi favorito. 
Vittoria también tiene un papel relevante en la historia. Ha pasado de descolocarme e incluso parecerme odiosa a gustarme mucho y querer leer más de ella.

Otro gran puntazo del libro es que explora muchísimo más el mundo y el infierno, y que aparecen más seres. Brujas, demonios, vampiros, cambiaformas y las temidas. Menos mal que Kerri Maniscalco va a seguir escribiendo sobre ciertos personajes, porque no puedo despedirme tan pronto de este universo ni de su elenco. 


El reino de los malditos. El ascenso de las temidas es el cierre perfecto para una trilogía que ha pasado a ser de mis favoritas. 

Leyna

Reseña: La casa del hambre

 

SE BUSCA: CRIADA DE SANGRE DE GUSTO EXCEPCIONAL. DEBE TENER INCLINACIÓN POR LOS MEJORES PLACERES DE LA VIDA . CHICAS DE VOLUNTAD DÉBIL, ABSTENERSE.

Marion Shaw se crió en los suburbios, donde lo único que conoció fueron el anhelo y la carencia. A pesar de que lo que más anhela es abandonar la ciudad y todas sus miserias, no tiene ninguna esperanza de escapar hasta el día en que encuentra un anuncio muy peculiar en el periódico, en el cual se busca una criada de sangre. Aunque sabe muy poco sobre el lejano norte, donde los nobles viven a todo lujo y se beben la sangre de aquellos a su servicio, Marion decide tratar de conseguir el puesto. En cuestión de días, se convierte en la nueva criada de sangre de la infame Casa del Hambre. Allí se ve envuelta en un mundo de libertinaje, en cuyo centro está la condesa Lisavet, una mujer amada y temida a partes iguales. Y la condesa no tardará en mostrar un especial interés por Marion. Lisavet es magnética, y Marion está impaciente por satisfacer a su nueva señora. Pero cuando descubre que las antiguas paredes de la Casa del Hambre esconden antiguos secretos, Marion se ve envuelta en un feroz y mortal juego. Marion deberá aprender rápido las reglas de su nuevo hogar, o los pasillos se acabarán convirtiendo en su tumba.


SE BUSCA: LECTOR/A CON GANAS DE UNA HISTORIA OSCURA, TURBIA Y ESCALOFRIANTE. DEBE TENER INCLINACIÓN POR LA SANGRE. APRENSIVOS/AS, ABSTENERSE.

Marion vive en los suburbios, donde la niebla tóxica infesta todo. Con un hermano controlador y agresivo y un trabajo que apenas le da para sobrevivir, no es una sorpresa que decida presentarse como candidata a criada de sangre cuando ve el anuncio en el periódico. Llegar a su nuevo hogar y conocer a la condesa para quien debe sangrar no será como esperaba. Tras los lujos, los bailes y fiestas, la deliciosa comida y habitaciones elegantes se esconden compañeras envidiosas y un terrorífico secreto que rivalizará con las peores pesadillas de Marion. 

Este libro se sale totalmente de mi zona de confort. Teniendo en cuenta que no es el estilo que suelo leer me ha sorprendido e intrigado.

¿Lo mejor? Las descripciones de la autora y su talento a la hora de crear un clima tremendamente turbio. La historia no da miedo, pero sí que tiene escenas escalofriantes y que dan muchísimo yuyu. La ambientación es brutal: Alexis Henderson te mete de lleno en la trama, entre sangrados, celos y obsesiones, y te transporta a un mundo donde todo lo que les pasa a los personajes se vive muy intensamente. La narración es directa en cuanto a los momentos más desagradables; llegando a ser gore en ocasiones, la sangre tiene un papel protagónico y lo que ocurre se describe sin tapujos y con bastante exactitud. Por eso no lo recomiendo para personas aprensivas con la sangre y las vísceras (tampoco nos pasemos, la obra no es La matanza de Texas, pero hay hechos que pueden causar asco o incomodidad). 

Otra de las cosas que más me han gustado es cómo se plantea la relación de la condesa con sus criadas de sangre, entre las que se encuentra Marion. Me atrapa la manera en que se explora ese intercambio, así como los sentimientos que surgen de él. Resulta interesante comprobar la forma en que las criadas compiten entre sí o hasta dónde llega su obsesión por ser la favorita, aunque les cueste la salud. La manipulación que se ejerce para que todas estén dispuestas a lo que sea con tal de seguir sangrando por y para su ama. 

Esta novela LGTB es autoconclusiva y, si bien no se me ha quedado tan corta como podría esperar, sí que me hubiera gustado que profundizara en el romance y en ciertos aspectos de la trama. Al principio de cada capítulo encontramos una cita, la mayoría de criadas de sangre (de La Casa del Hambre o de otras casas). En un momento de la obra sí que hablan sobre la historia de dichas casas, pero me ha faltado que ese tema se tratara más a fondo, puesto que lo encuentro original y curioso.

El final es trepidante: un no parar de acción, revelaciones y, sí, más sangre. Me gusta cómo se desarrolla todo en este último punto del argumento, aunque me temía otro final. Otro final que me gustaba menos que el que ha ocurrido, así que estoy satisfecha.


La casa del hambre se sale de lo que estoy acostumbrada a leer y no va a ser la novela de mi vida pero crea una ambientación oscura espectacular y, aunque la trama podría haber dado más de sí, consigue crear misterio y sorprender. 

Leyna

Reseña: Destello



Viví en una jaula de oro durante diez años, en el castillo de oro del rey Midas. Pero de la noche a la mañana, todo cambió. Ahora soy la prisionera del ejército del Cuarto Reino, y no sé si saldré de esta de una pieza. Los soldados están preparados para dejarse la piel en el campo de batalla y estoy segura de que van a usarme como moneda de cambio, una moneda que apagará el fuego o avivará aún más las llamas de esta cruzada. Sin embargo, lo que más me aterra, lo que más me inquieta, no es la guerra, sino él, el comandante Decapitador. Es un hombre perverso y despiadado, y su crueldad no conoce límites. Pero yo sé la verdad, yo sé qué es en realidad. Es un ser feérico. Traidores. Asesinos. Estuvieron a punto de destruir Orea y no les tembló el pulso cuando arrasaron el Séptimo Reino. Por sus venas fluye un poder mágico indescriptible y tiene unas púas afiladas y relucientes en la espalda, en los brazos. Pero su mirada…, su mirada es su rasgo más siniestro, más intimidatorio. Cuando Decapitador me observa con esos ojos negros y penetrantes, siento que me atrapa, que me apresa, pero en un sentido totalmente distinto. Tal vez esté fuera de mi jaula, pero no soy libre. En este juego de monarcas y ejércitos, no soy más que un peón dorado. La pregunta es: ¿seré capaz de sobrevivir a la partida?

A LA VENTA EL 19 DE ENERO


Si La prisionera de oro presentaba un retelling original (aunque demasiado introductorio); Destello lo supera, con creces, en cualquier aspecto.

No sé cómo expresar que absolutamente todo es mejor en esta parte: la trama, los personajes y su evolución, la revelaciones, el ritmo y el final. 
Considero que la primera obra y esta podrían ser un único libro, ya que después de este desenlace lo que se viene va a ser muy potente.

Destello comienza justo donde lo dejamos: Auren está bajo la vigilancia del comandante Decapitador y el ejército del rey Ravinger. No sabe qué traman ni cuál es su plan pero sí que nota que la forma de tratarla y de dirigirse a ella no es la que está acostumbrada a ver que reciben los prisioneros. Sin saber qué papel juega exactamente en medio de esta guerra, la mujer dorada deberá descubrir qué desea y de qué lado está.

Auren me parece una protagonista compleja, con muchas capas y un gran trasfondo. Si ya durante el primer libro pudimos vislumbrar retazos de su evolución y de cómo se iba dando cuenta de que no quería que su vida siguiera siendo como era, en esta entrega vemos un desarrollo mayor. Es difícil escapar de la influencia de quien te anula y manipula, pero ella tiene carácter, sabe cada vez con más convicción qué es lo que quiere y va teniendo claro que no va a volver a estar encerrada en una jaula. 
El comandante Decapitador es un personaje muy atrayente e intrigante que anima a Auren a ser ella misma y a sacar a la luz su máximo potencial. Sus escenas, interacciones y conversaciones me encantaron y me parecieron extremadamente interesantes.

En este libro se alterna el punto de vista de nuestra protagonista con otro personaje que da una perspectiva muy diferente. Me gustó porque considero que puede ser o una maravillosa aliada o una grandísima villana (todavía no lo tengo claro).

Durante la historia vamos descubriendo más cosas sobre Auren y su pasado y se irán desvelando secretos, pero el final ya es apoteósico. No solo está lleno de acción, también deja con la boca abierta tanto por lo que pasa como por lo que se descubre.

Un libro donde las emociones están a flor de piel; sobre todo con las últimas páginas sentí muchísima rabia, frustración e impotencia. No puedo esperar a leer la tercera parte (que afortunadamente sale en mayo). Me encanta que estén publicando esta saga con pocos meses de diferencia. 

Reseña de La prisionera de oro AQUÍ

Destello tiene la misma base interesante y original de la obra anterior, pero cuenta con una trama con más acción, sorpresas, tensión y con una evolución palpable de la protagonista. 

Leyna

Reseña: Antes de verte


Alice y Alfie son dos desconocidos… Pero cada noche duermen el uno junto al otro. Alfie lleva meses en el hospital recuperándose de un accidente. Ver una cara nueva es lo más emocionante que puede sucederle, así que cuando alguien ocupa la cama contigua, está deseoso por hacer nuevas amistades. Pero pronto comprende que no será tan fácil verle la cara a su compañera de habitación… Alice ha sufrido quemaduras graves y no es capaz de mirarse al espejo… y menos dejar que alguien la vea. Mantiene la cortina que rodea su cama cerrada, pero eso no impide que Alfie intente conocerla. Él, encantador, hablador y extrovertido; ella, reservada, eficiente y adicta al trabajo: no podrían ser más diferentes. Pero, poco a poco, Alfie consigue que Alice se vaya desprendiendo de su coraza. La conexión crece día tras día, pero ¿es posible enamorarse de alguien a quien nunca has visto? 


Alice tiene casi la mitad del cuerpo quemado por un incendio provocado en su trabajo; Alfie sufrió un accidente de coche tras el cual le amputaron una pierna. Ambos son “vecinos” de cama en el hospital, aunque ella tenga echadas las cortinas y jamás deje que nadie la vea. 

Él es un profesor que se toma la vida con humor y que no se calla ni debajo del agua. Aunque por dentro no se sienta tan alegre siempre trata de dar su mejor versión y de encarar el día con una sonrisa en la cara. Alice es bastante solitaria, no tiene buena relación con su familia y ha descuidado su vida personal en detrimento del trabajo. En un principio parece que no tienen nada en común y por eso resulta agradable ver cómo dos individuos tan diferentes encajan.

Me gusta que, en este caso, Alice sea reservada y callada, mientras que Alfie se muestra abierto, charlatán y muy extrovertido. Son muchos los libros (sobre todo de románica contemporánea) en los que él es distante y misterioso, así que es un punto a favor que este no caiga en tan manidos estereotipos. A pesar de lo que ha vivido, la actitud de Alfie es dicharachera, sociable y bromista (no sólo con Alice, también con el resto de pacientes). Un personaje que tiene bastante protagonismo en la novela es la mejor amiga de Alice, pero a mí no me cayó nada bien: siento que le atribuye a Alfie responsabilidades que no le pertenecen y, aunque entiendo que se preocupe por su amiga ingresada y que quiera que tenga un apoyo constante en el hospital, me parece muy egoísta que cuando él también está viviendo una situación difícil se le exija que esté tan pendiente de Alice. 

Las conversaciones que poco a poco van surgiendo entre los protagonistas permiten que se vayan abriendo, conociendo y avanzando en su proceso. Pensaba que Alice sería más seca y cortante y me sorprendió gratamente que acabara entrando en el juego de las ironías y los comentarios mordaces. Los diálogos que mantienen (no solo ellos, también con el resto de compañeros y compañeras de sala y personal de enfermería) son graciosos y sarcásticos. Aunque lo que les ha pasado a ambos es duro, la novela mantiene un tono optimista y esperanzador, aparte de los puntos cómicos que acabo de mencionar. Precisamente por eso no esperaba el exceso de drama en ciertos momentos. La situación que están atravesando Alfie y Alice ya es triste, así que vi innecesario que la autora aumentara el nivel de tragedia del libro con ese pasado traumático de ambos. 

Los capítulos son bastante cortos y alternan el punto de vista de ella con el de él, por lo que resulta muy sencillo para quienes leemos el libro ponernos en la piel de cada uno, entender sus diferentes traumas y acompañarlos en el viaje que tienen por delante.

El desenlace va acorde con el mensaje de la obra y, a pesar de parecerme demasiado de película, era de esperar un final igual de tierno.

Leyna

Reseña: Emily in Paris

 

La primera novela oficial del éxito de Netflix: Emily in Paris

No me lo puedo creer. Estoy metida en un taxi y el corazón late tan fuerte que se me va a salir por la boca. Yo, Emily Cooper... ¡en París! ¡Qué fuerte! En la vida todos necesitamos sueños que cumplir para sentirnos vivos y yo estoy haciendo realidad el mío. Las calles de París desfilan ante mis ojos y siento mariposas en el estómago cada vez que veo un edificio nuevo, las luces de la noche y el olor de los croissants recién horneados a primera hora de la mañana. Es verdad, lo admito. Hay una parte de mí que está un poquito asustada porque encontrar tu lugar en un sitio nuevo a veces es complicado y porque, a veces, la realidad no se ajusta a la idealización de nuestros sueños. Pero luego salgo a la calle y se me olvida todo porque París es la ciudad más emocionante del mundo. Nunca sabes qué va a pasar. Después de dejarlo todo atrás y aceptar el trabajo de sus sueños en París, Emily Cooper, ejecutiva de marketing de Chicago, estrena una vida de aventuras mientras compagina trabajo, amistad y, sobre todo, amor.


Emily en París es una de las series que veo en cuanto sale la nueva temporada. Me gusta su frescura, los escenarios, lo colorida que es, los puntos cómicos y el salseo. Por eso, en cuanto supe que iban a publicar un libro de la serie, tuve claro que quería leerlo. Emily In Paris narra las aventuras de esta joven dicharachera durante la primera temporada de la serie (lo cual me encanta, porque es mi favorita de las tres que hay hasta ahora). 

El libro no es muy largo y los capítulos son extremadamente cortos (algunos de una página) por lo que la lectura resulta ágil y muy fluida. Esto, sumado a que la narración es amena y divertida, hace que el libro se lea rápido y que resulte la opción ideal para desconectar de obras más densas. 

Emily es una chica espontánea, alegre y entusiasta. Me gustan esas cualidades, si bien es cierto que en el libro noto más su ilusión y que a veces puede ser un pelín cargante (aunque es parte de la esencia del personaje). Me sigue sacando de quicio que se esfuerce tanto por complacer a una jefa que en muchos casos la desprecia y la trata mal y sigue resultando emocionante que el chico que conoció al llegar a París y que tanto le gusta sea el novio de su nueva mejor amiga. 

Su vida personal está llena de salseo (y su trabajo también), pero aún así en su trama laboral lo que más he disfrutado ha sido ver cómo elaboraba las diferentes estrategias de marketing para las distintas campañas (y cómo éstas se desarrollaban).

Es interesante meterse en la cabeza de Emily y comprobar cómo va conociendo y adaptándose a París porque con todas las cosas que le pasan está constantemente haciendo comentarios cómicos e ingeniosos sobre lo que ocurre en su entorno. Hasta los títulos los capítulos son graciosos.


Si habéis visto la serie seguro que disfrutáis reencontrándonos con Emily en sus inicios (a mí me ha venido muy bien porque había cositas de la primera temporada que no recordaba), y si no seguís el programa igualmente resultará una lectura divertida, ligera y entretenida que os hará pasar un buen rato.

Leyna

Related Posts with Thumbnails